Buscar
  • Dra. Paola Noceda

El miedo al dentista

Actualizado: 17 de ene de 2019



El miedo al dentista

Los temores existen en diversas formas y tamaños; a veces son claros, otras resulta más difícil explicar qué es lo que nos asusta. Hay miedos muy extendidos y compartidos –como a las arañas–; otros que nos pueden parecer muy peculiares –como el miedo a las nubes–. Y de entre todos esos miedos, uno recurrente –que puede resultar muy perjudicial– es el miedo al dentista.

Visitar al dentista no es precisamente una de las cosas más placenteras que existen, pero hacernos una revisión y limpieza periódica es algo que nos toma poco tiempo y puede ayudar evitar muchos problemas. Sin embargo, para algunas personas la sola idea de acudir a un consultorio dental, puede desencadenar una gran ansiedad y prefieren aguantarse el dolor hasta donde puedan, antes que hacer la cita con el dentista.

Quizá sea el sonido de la fresa o la idea de que nos dolerá, tal vez una sensación de vulnerabilidad al estar tendidos con la boca abierta o el recuerdo de una mala experiencia en la niñez. Sea cual sea el caso, el miedo al dentista es uno de los más comunes y la mayoría de la gente posterga su visita hasta que es inevitable. Irónicamente, esto resulta peor para su miedo; pues como lo dejan para mucho después, suelen acudir cuando el problema dental ya es grave y entonces el tratamiento resulta muy doloroso; lo que perpetúa su temor.

Con frecuencia este miedo tiene su origen en la infancia, por una mala experiencia vivida que nos hace alejarnos de los dentistas por el temor de que se presente nuevamente. Afortunadamente, los dentistas nos pueden ayudar a superar estos temores con un trato amable, comprensión y empatía; por lo que es importante encontrar un dentista que nos de confianza y seguridad.

Si has identificado que tu temor proviene de una mala experiencia, debes saber que los tratamientos han evolucionado y si bien aún tenemos que tolerar los olores y algunos ruidos, los tratamientos son menos dolorosos, los ruidos son menos y la experiencia es mucho más agradable.

Por otro lado, es conveniente enseñar a nuestros hijos desde pequeños a tener una buena salud dental y llevarlos al dentista para que se acostumbren y sepan que no es algo a lo que temer, sino que simplemente forma parte de las cosas que tenemos que hacer para una buena salud.

Para algunas personas, el temor va más allá de una pequeña preocupación y puede manifestarse incluso ataques de pánico. En estos casos será conveniente solicitar la ayuda de un profesional que lo ayude a superar este temor que puede poner en riesgo su calidad de vida.

  • Facebook - círculo blanco
  • Instagram - Círculo Blanco
  • LinkedIn - círculo blanco
  • YouTube - círculo blanco

4631-3341

(55) 2899-5028

Copyright © 2018 Paola Noceda All Rights Reserved.

Pwd by Columpio Publicidad.