Buscar
  • Dra. Paola Noceda

5 alimentos que cuidan (y 5 que dañan) tus dientes



5 alimentos que cuidan (y 5 que dañan) tus dientes

El cuidado de nuestros dientes consiste en parte, en saber elegir lo que comemos. Y no solo hablamos de evitar cosas frías si tenemos sensibilidad o no comer alimentos demasiado duros o de textura chicloso que puedan dañar nuestros dientes; también nos referimos a la forma en que nuestra comida puede beneficiar o perjudicar la salud de los dientes.

Qué sí comer

Manzanas. Las manzanas son consideradas una de las frutas más saludables gracias a su alto contenido de fibra y antioxidantes. Y para nuestros dientes, es una buena fuente de vitamina C –necesaria para que tengamos encías sanas– y agua. Comer manzana favorece la producción de saliva, lo que ayuda a limpiar nuestros dientes y mantener las bacterias lejos. De hecho, hay quienes afirman que la manzana es como un cepillo de dientes natural ya que ayuda a eliminar la placa y ayuda a regular el PH de la boca. Sin embargo, es necesario tener presente que si bien ayuda a la limpieza, una manzana no sustituye al cepillado dental.

Fresas. Las fresas también están cargadas de nutrientes que benefician a nuestra boca tales como vitamina C, antioxidantes y ácido málico, que puede funcionar como un blanqueador natural del esmalte. Sin embargo, en exceso, este ácido también puede ser dañino para nuestros dientes, pues el si el ácido penetra el esmalte, puede debilitar los dientes y hacerlos más vulnerables. Por lo que es fundamental una buena higiene.

Queso. El queso y otros productos lácteos son una fuente importante de calcio, fundamental para la salud de nuestros dientes. Además, un estudio realizado en 2013 encontró que comer queso aumenta el PH e incrementa la producción de saliva, lo que disminuye el riesgo de caries. Los quesos maduros suelen ser la mejor opción para los dientes.

Yogurt. Al igual que el queso, se trata de una buena fuente de calcio y fósforo. Además, los probióticos que se encuentran en el yogurt favorecen el desarrollo de bacterias buenas, que benefician a las encías y combaten a las bacterias malas –que generan cavidades– y combate el mal aliento. Eso sí, es importante elegir un yogurt bajo en azúcar para obtener el mayor beneficio de éste.

Vegetales de hoja verde. En esta categoría se consideran la espinaca, brócoli, col rizada y en general es el tipo de alimentos que nos dicen que podemos consumir libremente y sin preocupación; esto también aplica para nuestra salud bucal. Son bajos en calorías, están llenos de vitaminas y minerales, aportan calcio –vital para nuestros dientes y encías–, ácido fólico, vitamina B, agua, entre otros nutrientes que ayudan a nuestros dientes y encías. Además, debido a que en general requieren mucha masticación para su consumo, generan saliva y ayudan a mantener nuestros dientes limpios.

Qué comer con moderación

Tampoco se trata de prohibir alimentos y algunos de estos, pese a no ser la mejor opción para nuestros dientes cuando se comen en exceso, aportan otros beneficios para nuestra salud. En estos casos lo mejor es consumirlos con moderación y asegurarnos de tener una adecuada higiene dental después de ingerirlos.

Cítricos. Si bien los cítricos son una fuente importante de vitamina C, la acidez de éstos puede dañar el esmalte de los dientes y hacerlos más susceptibles; especialmente la toronja y el limón, que debido a sus altos niveles de acidez pueden erosionar el esmalte con el tiempo. El menos ácido es la naranja, por lo que puede ser la mejor opción entre los cítricos para el cuidado de tus dientes.  No hay que olvidar un buen cepillado dental tras el consumo de cualquiera de estos.

Pepinillos. Un nivel bajo de PH en la boca contribuye a la erosión dental  y como en el caso de los cítricos, es la acidez la que convierte a este alimento en un peligro potencial para nuestros dientes. De acuerdo a un estudio publicado en 2004 en el British Dental Journal, el consumo regular de pepinillos puede incrementar el riesgo de debilitamiento y pérdida de dientes hasta en un 85%. Pero no hay necesidad de alarmarse, lo cierto es que la mayoría de la gente no consume pepinillos con tanta frecuencia y comerlos de vez en cuando –con la correspondiente higiene dental– no tiene por qué afectar la salud bucal.

Café y té. El café es una de las bebidas que más manchan los dientes y el té no se queda atrás, algunos tipos de té negro pueden manchar tus dientes incluso más que el café. Pero además del efecto antiestético, estas manchas también pueden ser un imán para bacterias y restos de comida, especialmente si le has añadido azúcar a tu bebida. Por lo que una buena medida para mantener tus dientes más sanos, es no añadirles azúcar.  Así mismo, un estudio encontró que el té, especialmente el herbal, puede erosionar las encías.

Galletas saladas. Son una de las principales fuentes de caries, ya que se trata de un almidón simple que casi al momento de entrar en contacto con tus dientes se convierten en azúcar, generando un ambiente propicio para las bacterias causantes de la caries.

Refresco. En este caso, nuestra recomendación sería evitarlo por completo. A diferencia de los otros alimentos en esta lista, los refrescos no aportan ningún nutriente y solo nos saturan de azúcar que daña la salud de nuestros dientes y nuestros cuerpo. En caso de que no estés dispuesto a renunciar al refresco, la mejor opción para consumirlo es acompañada de alimentos para que el daño que pudiera hacer a tus dientes sea menor.

  • Facebook - círculo blanco
  • Instagram - Círculo Blanco
  • LinkedIn - círculo blanco
  • YouTube - círculo blanco

4631-3341

(55) 2899-5028

Copyright © 2018 Paola Noceda All Rights Reserved.

Pwd by Columpio Publicidad.